Reconocimiento de Voz : Cortana vs Alexa.

Publicado en Jueves 27 de Agosto, 2015

El nuevo asistente virtual sorprende a los usuarios por la eficiencia con la que ejecuta las tareas

Desde el lanzamiento de Windows 95, Microsoft no había liderado el camino de la innovación en la industria tecnológica, pero 20 años después de la presentación del sistema operativo que sorprendió al mundo por la facilidad de uso de las ventanas, la compañía de Bill Gates vuelve a marcar la pauta. Esta vez no es con un producto innovador, porque Apple yGoogle ya llevan recorrido con las asistentes virtuales, pero Cortana, incorporado en el nuevo sistema operativo Windows 10, comienza a sorprender. 

Cortana tiene la capacidad de agendar una cita en el calendario, mandar un correo electrónico y programar un despertador o varias alarmas para el próximo día. Lo sorprendente no es que haga todo eso, sino que además lo hace bien.

Tras dos años de desarrollo, el equipo de Microsoft parece convencer al mercado sobre la eficiencia de esta especie secretaria al servicio del usuario para ayudarlo a organizar su vida. Al igual que Siri, de Apple y que el asistente de Google, Cortana puede buscar buenos restaurantes cerca de casa, tiene la capacidad de hacer recomendaciones de películas o actividades culturales y hasta puede recordar los temas de conversación pendientes con un contacto antes de llamarlo. 

Cortana es el personaje del exitoso videojuego Halo y ha sido reinventada para sus nuevas funciones dentro de Windows 10.

La máquina que adivina 

El producto parece más perspicaz que sus competidores. "Cortana, recomiéndame el mejor restaurante para comer esta noche cerca de casa", puede ser una de las órdenes más comunes para el asistente. Pero Cortana no dará una lista interminable de opciones, sino que es posible que solo recomiende uno. Habrá sido elegido por las opiniones de los otros usuarios y por la cercanía. Y no sólo su capacidad queda allí. A partir de ese momento, el usuario puede mantener una conversación muy natural y humana. "Ok, dime cómo llegar". Entonces el sistema entenderá que se trata del restaurante sin necesidad de que el usuario tenga que volverlo a mencionar.

Cortana no sólo puede responder a la pregunta "¿qué tiempo hace hoy?" sino también es capaz de contestar preguntas más complejas para una máquina. "¿Es necesario que lleve chaqueta hoy?". La máquina contesta sin dudarlo: "No, no es necesario".

El equipo de Microsoft no sólo creó un asistente eficiente sino que también le ha otorgado una personalidad. Puede hacer chistes, cantar o incluso captar las ironías de su usuario. A la pregunta de "¿te quieres casar conmigo?", la máquina responde: "Además de una serie de obstáculos, no creo que el Tribunal Constitucional lo avalara".

Discreción 

Cortana va aprendiendo del usuario en función de sus gustos y su estilo de vida. Con esta información, es capaz de ofrecer un servicio más humano. Por el lugar donde duerme, la máquina sabe cuál es la casa de su jefe virtual y también la dirección de su trabajo. Así, puede dar una respuesta eficiente cuando reciba una solicitud del tipo: "Llévame a casa por el camino más rápido".

Como cualquier asistente, también tiene un ordenador. Allí almacena toda la información que va obteniendo del usuario. Y esta característica permite al dueño del sistema decidir qué datos sensible debe borrar. Así, todo lo que sepa Cortana está bajo el control del usuario. Como una buena asistente en la vida real, también debe ser discreta.

Y ahora Alexa de Amazon

La multinacional capitaneada por Jeff Bezos potencia su nuevo asistente virtual similar a Siri o Cortana, pero que siempre está atento, desde cualquier lugar de la casa, para recibir órdenes
Los asistentes virtuales de Apple y Microsoft, los fieles Siri y Cortana, se enfrenta a un fuerte competidor. Amazon ha desplegado toda su artillería con Alexa, su asistenta virtual que pretende hacer más fácil la vida cotidiana en el hogar. Si bien Siri y Cortana responden a cualquier tipo de pregunta, programan citas, envían correos electrónicos y despiertan al usuario cuando deseen, la nueva asistenta de Amazon va más allá.

La primera gran diferencia es que Alexa tiene forma física, se puede colocar en cualquier lugar de la casa y está siempre dispuesta a escuchar las órdenes de los habitantes del hogar a través de sus siete micrófonos integrados. El invento de Amazon tiene forma de cilindro (inicialmente conocido como Amazon Echo) y cada vez que escuche su nombre, Alexa, intentará obedecer a todo lo que se le pida.

La gran ventaja sobre sus rivales es que Alexa no está encerrada en una pantalla, bien sea la del teléfono, ordenador o de la tablet. El nuevo asistente pude ser colocado en cualquier lugar de la casa y es capaz resolver dudas y cumplir sus tareas sin que nadie se acerca a ella ni pulse ningún botón. Alexa está siempre encendida y dispuesta a escuchar.

Desde la música hasta la luz

"Alexa, pon mi canción favorita de rock", es una de las instrucciones que es capaz de procesar el nuevo aparato de Amazon. De inmediato, el robot, que conoce los gustos del usuario, hará sonar la canción solicitada en sus altavoces con woofer integrado. Los usuarios también podrán ordenar al asistente personal hacer la lista de la compra y ordenarla por internet. Claro que para esta tarea, la opción predeterminada del esclavo virtual es Amazon Fresh, el sistema que permite comprar productos frescos desde el domicilio.

"Alexa, pon las luces en modo película". Ante la orden, la máquina es capaz de controlar la iluminación de la casa. Para ello, se necesita un sistema domótico como, por ejemplo, las populares luces Hue de Philips. Pero lo sorprendente del nuevo cilindro de Amazon, disponible por ahora sólo en Estados Unidos por 179 dólares, no es lo que hace sino lo que puede llegar a hacer.

El invento ha sido concebido para ayudar en las tareas cotidianas, y en vista de la domótica que está por llegar a los hogares, se podrá encender la lavadora con un simple comando de voz. Además de las novedades, el nuevo sistema también sirve para consultar información básica por internet. Es lo mismo que hacen Siri y Cortana cuándo se les pregunta qué temperatura hará mañana, cuál es el mejor restaurante de la zona o cuál es la vía más rápida para llegar a un lugar indicado.

¿También espía?

Algunos analistas están convencidos de que Amazon pudo haber dado en la clave al crear un producto revolucionario fuera de las pantallas de los dispositivos, algo inconcebible para Apple.  Pero un aparato que lo pueda escuchar todo en casa puede resultar una idea incómoda rara muchos usuarios celosos de su privacidad.

Para calmar al público, el gigante americano se ha apresurado a asegurar que su asistente virtual sólo procesa órdenes cuando pronunciamos el nombre de Alexa. Durante el resto del tiempo, el aparato ignora las conversaciones, que no quedan almacenadas en ningún servidor. 


Fuente por David Placer



Si quieres estar a la última
Subscríbete a nuestra newsletter Pistacero
Síguenos