Comparativa de Windows 10 contra Windows 8.1

Publicado en Martes 01 de Septiembre, 2015

Windows 10 proclama que esta “diseñado para la velocidad”, pero ¿es realmente mucho más rápido que su predecesor? Eso es lo que vamos a averiguar.

Una de las primeras cosas que se ven cuando haces la reserva gratuita para Windows 10 es el lema de que está “diseñado para la velocidad”, prometiendo un arranque más corto, menos tiempo para reanudar la suspensión del equipo y mucho más. ¿Pero es Windows 10 realmente tan rápido como dice Microsoft comparado con su predecesor, Windows 8.1? El fabricante de antivirus AVG han hecho la prueba, y nos muestran como rinde el nuevo sistema operativo en múltiples escenarios reales, como en el arranque del ordenador, rendimiento durante el uso normal de la máquina, durante el uso de videojuegos o la duración de batería.

Los dispositivos que han usado han sido unos ordenadores portátiles multimedia de gama alta, en este caso un ASUS UX501.

Entre sus características se destaca un procesador Intel Core i7 de cuatro núcleos, 16Gb de memoria RAM, una tarjeta gráfica GeForce GTX 960M y un disco SSD de 128Gb. Al ser uno de los ordenadores más actuales del mercado, es la máquina perfecta para probar el rendimiento de Windows 10 a través de la actualización comparándolo con el sistema Windows 8.1 que viene preinstalado de fábrica.

Para conseguir resultados equiparables, los chicos de AVG han hecho instalaciones limpias tanto de Windows 8.1 como de Windows 10 (eso quiere decir formateando y reinstalando desde 0, sin el bloatware que pueda venir con el equipo), instalando los últimos drivers y las últimas versiones del software de testeo como puede ser el PCMark 8. 

Una vez concluido, se han asegurado que las condiciones sean las más similares posibles:
- Han puesto ambos ordenadores en una habitación con una temperatura ambiente de 23ºC y una luminosidad de unos 250 (+/- 50) lúmenes.
- Han configurado el plan de energía “equilibrado”.
- Han ejecutado todas las tareas programadas y automatizadas usando el comando “Rundll32.exe, advapi32.dll, ProcessIdleTasks”.
- Han instalado todas las actualizaciones disponibles.
- Han dejado todas las opciones de optimización de Windows habilitadas
- Han repetido todas las pruebas tres veces y luego han hecho una media de los resultados obtenidos.

La versión de Windows 10 que se ha usado para el testeo ha sido la versión final con código 10240, con fecha de 27 de Julio.

Sin más dilación, vamos a ver los resultados de estas pruebas.

1. Tiempo de arranque: Windows

Para los tests de tiempo de arranque, se ha usado el “Windows Performance Toolkit”. Este software es un conjunto de herramientas utilizado por fabricantes de hardware y software para analizar el impacto de sus productos sobre el rendimiento y el uso de batería en las configuraciones más habituales.


La diferencia no es muy notable, pero demuestra que Microsoft ha estado trabajando duro para reducir esos 7 milisegundos en el tiempo de arranque: 9 contra 8,3 no es algo que el usuario vaya a notar en un ordenador de esas características, pero en un ordenador menos potente (o con un disco duro convencional) se podría traducir en tiempos mucho más reducidos.

Ganador: Windows 10

2. Tiempo de arranque en Internet Explorer

Durante un día normal de trabajo solemos abrir y cerrar cantidad de aplicaciones. Los tiempos de carga de los programas no son solamente molestos, sino que pueden reducir el rendimiento del trabajo en la mayoría de casos. Usando la aplicación Windows Assessment Toolkit han medido cuánto tarda en arrancar algunas de las aplicaciones más usadas, en este caso el navegador de internet Internet Explorer.


Igual que en la anterior prueba, una diferencia de 0,9 a 0,45 segundos no es algo que la mayoría de usuarios aprecie, pero no deja de ser una prueba que Microsoft ha continuado mejorando el rendimiento en todos los aspectos y que ahora las aplicaciones se cargan más rápido que antes.

Ganador: Windows 10

3. Rendimiento en Navegación por Internet

Los siguientes testeos corresponden a la utilidad PCMark 8, que utilizan escenarios habituales con los que se encontrará la mayoría de usuarios, como es la navegación por internet, el uso de la suite de ofimática Microsoft Office, Adobe Creative Suite y otras herramientas que recrean el uso habitual de un ordenador en casa o en la oficina. También se ha medido el tiempo exacto que se ha tardado en completar una serie de tareas.


Los números que aparecen en el gráfico representan el tiempo que ha tardado en completar el test de navegación por internet. Desgraciadamente, en este caso, los resultados son prácticamente idénticos. Una diferencia de 0,11s está dentro del margen de error y no muestra ninguna diferencia real.

Ganador: Empate

4. Rendimiento en suite Ofimática

En este test hecho usando la aplicación PCMark 8 se han ejecutado una serie de pruebas automatizadas en Word, Excel y PowerPoint para medir el rendimiento, como convertir y calcular una tabla de Excel de gran tamaño.


Tal y como nos esperábamos de Microsoft, en todas las pruebas realizadas, Windows 10 ha sido capaz de ejecutar todas las tareas planteadas a la suite de ofimática un 8% más rápido que Windows 8.1.

Ganador: Windows 10

5. Rendimiento en Grand Theft Auto 5

Gracias a aplicaciones como Steam y a las ventas de ordenadores potentes enfocados hacia los videojuegos, los juegos de ordenador no son solamente algunas de las aplicaciones más populares sino que también son de las más exigentes con el hardware. Es por eso que se ha usado en el siguiente test el juego Grand Theft Auto 5, publicado en 2015 para PC, y su herramienta de benchmark incorporada que mide los FPS (Fotogramas Por Segundo) en diferentes escenas y escenarios del juego.


El rendimiento en Windows 10 ha sido ligeramente inferior, pero siempre dentro de los márgenes de error. De todos modos, uno de los principales beneficios de Windows 10 es la implementación exclusiva de la plataforma DirectX 12 que teóricamente podría mejorar el rendimiento de la mayoría de juegos hasta un 50%. Desgraciadamente de momento no hay ningún juego que implemente esa plataforma, de modo que no hay manera de probarlo.

Ganador: Empate

6. Rendimiento en Adobe Creative Suite

Mientras que las últimas pruebas han servido para medir el rendimiento en tareas enfocadas hacia un uso doméstico del ordenador, los usuarios profesionales necesitan ese extra de rendimiento en muchas aplicaciones más específicas, en este caso se ha probado el conjunto de programas de la Adobe Creative Suite.


Igual que en los tests anteriores, Windows 10 ha demostrado ser más rápido, seguramente debido a la mejora en el uso de recursos y drivers.

Ganador: Windows 10

7. Duración de batería – Trabajando

Microsoft ha prometido una mejora en la gestión de energía en Windows 10, lo que vendría a traducirse con mejor duración de batería. La siguiente prueba se ha hecho usando PCMark 8 trabajando en bucle hasta que la batería se ha agotado.


En las tres iteraciones del test realizado, el portátil con Windows 10 se ha apagado 9 minutos más tarde que el portátil con Windows 8.1. No es una diferencia muy notable, pero definitivamente es un indicativo.

Ganador: Windows 10

8. Duración de batería – Videojuegos

Los videojuegos son, juntamente con las pruebas de estrés, los principales consumidores de batería en un ordenador portátil, así que no es difícil de prever que el siguiente test será más bien corto. Desgraciadamente, aun con los últimos drivers para Windows 10 de Nvidia (con fecha de 28 de Julio), la duración de la batería disminuyo en vez de mejorar.


Una reducción de un 13% en la duración de la batería. Esperamos que Microsoft y Nvidia estén trabajando para intentar mejorar esas cifras.

Ganador: Windows 8.1

9. Duración de batería – Multimedia

Ha sorprendido que en este test, donde se ha reproducido una película en alta definición  (1080p) en bucle hasta que la batería se ha agotado, la batería del ordenador con Windows 8.1 ha durado solamente 2 horas y 25 minutos, mientras que la del ordenador con Windows 10 ha llegado hasta las 3 horas. Eso se debe probablemente a que Windows 10 realiza alguna tarea en segundo plano para reducir el uso de recursos y usar solamente la potencia necesaria para reproducir la película.


Ganador: Windows 10

Veredicto

Windows 10, incluso en la versión inicial, es un poco más rápida que Windows 8.1. Pero también hay que tener en cuenta que no hace magia: en algunas áreas la diferencia es mínima mientras que en otras, como en la duración de la batería, ha mejorado significativamente

De todos modos, en este test solo se ha analizado una instalación limpia de Windows 8.1 contra una de Windows 10. Los sistemas operativos de Microsoft sufren en rendimiento al paso del tiempo, a medida que se instalan más y más programas y drivers. 


Fuente original: AVG



Si quieres estar a la última
Subscríbete a nuestra newsletter Pistacero
Síguenos